Seleccionar página

¿Qué te sugieren las palabras “responsabilidad social corporativa” o sus siglas RSC? la responsabilidad social corporativa o RSC es una determinada forma de actuación que adoptan las empresas, basándose principalmente en los posibles impactos que su actividad puede ocasionar tanto en su entorno más cercano (los clientes y los empleados), como en el entorno que las rodea (la sociedad y el medio ambiente).

Principios de la responsabilidad social corporativa o RSC

El compromiso por parte de las empresas: para que esta visión se transmita a la sociedad a través de su actividad.

La conducta ética: mediante la práctica de negocios que se consideren aceptables desde un punto de vista social, más allá de las propias expectativas de la actividad empresarial.

La adaptabilidad: por la que la responsabilidad social corporativa variará en función de los objetivos de la misma y el entorno en el que se vaya a aplicar, procurando una accesibilidad lo más amplia posible para todo tipo de personas.

El desempeño ambiental: porque ninguna sociedad puede llevar un buen nivel de vida en cuanto a bienestar sin un entorno propicio para ello.

Todo esto cobra sentido en el momento en el que somos conscientes de que el concepto de responsabilidad social corporativa o RSC surge ante una mayor apertura del mundo, gracias a la globalización, pues es importante que, si vamos a abrirnos al mundo lo hagamos de una manera responsable y respetuosa.

Beneficios de la RSC

– Mejora en la productividad de los trabajadores, mediante el acceso a servicios que se encarguen del cuidado de sus hijos, por ejemplo.

– Proporcionar una satisfacción asegurada por parte de los clientes. Esto puede abarcar desde una fuerte política de protección de datos hasta la integridad en la creación de los productos o servicios que se proporcionan a los clientes.

– Disminución de costes, tales como el de alquiler (gracias a la flexibilidad de los horarios), los costes por bajas médicas (gracias a políticas que aseguren el bienestar de los trabajadores dentro de la empresa), etc.

– Mejora en la reputación y la imagen de la propia empresa, ya que el hecho de que esta se encuentre comprometida con los valores fundamentales tanto en pro de la sociedad, como del medio ambiente harán que la percepción que se tenga de ella sea mucho más positiva.

– Contribución a la reducción de la pobreza y el fomento del desarrollo, lo que a su vez supone un apoyo fuerte a los derechos humanos y fundamentales.